Las personas con discapacidad no pagan entrada y existen piletas; bungalows y baños con la necesaria adaptación.
Dialogamos con Paola Amarillo, asistente comercial y de marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *